El poder de la sencillez

El poder de la sencillez. Lo sencillo es poderoso, natural, fácil, sin pretensiones.

Sencillez es la cualidad de sencillo. Una cosa sencilla puede ser aquella que no tiene artificio. Una persona sencilla es natural y espontánea, rechaza la formalidad. Las grandes lecciones de vida, plenas de sabiduría, nacen de los conceptos e ideas más simples.

Este concepto de «sencillez» podemos extrapolarlo a la moda. Se establece que la persona es sencilla cuando su vestuario no es nada estridente, no tiene afán por destacar. También se asocia con la elegancia, ya que elegante es aquello que está dotado de gracia, nobleza y sencillez.

No sé si esta definición será correcta del todo, es cierto que no me gusta llamar la atención, rehuyo de combinaciones imposibles y me gustan las prendas básicas, que por otra parte puedo combinar con facilidad.

Lo mismo me ocurre con los complementos, me gustan que destaquen, pero que no sean ostentosos. Que con un simple colgante me sienta «vestida».

Hace muy poco conocí la marca de complementos «ENGRÍS» (aquí). Se trata de joyas artesanales para la mujer dinámica de hoy en día que le gusta disfrutar de los pequeños momentos de la vida. Cada pieza, collar, anillo, pulsera o pendientes, están producidos bajo la filosofía «slow».

En ENGRÍS (aquí), cuidan y disfrutan de todo el proceso de creación de la pieza, desde el diseño inicial hasta el acabado final.

Piezas que ayudan a resaltar el look más sencillo por su gran belleza y elegancia, el poder de la sencillez. No importa que la moda nos imponga una cierta tiranía, debemos sentirnos libres, porque la elegancia es independiente de aspectos externos. La sencillez y la elegancia la encontramos en el conjunto armónico de prendas y complementos.

Como decía Honorato de Balzac «la mujer tosca se cubre; la mujer rica y la boba se adornan; la mujer elegante se viste».

Mercè

Mercè, Coach de imagen personal

Sentirse única es sentirse especial...¿hablamos? Contacta aquí

Deja tu comentario